Actualidad
12.06.2017 10:13

La televisión paga crecerá, más allá de los cambios en los comportamientos de consumo

Para 2021 se estima que habrá más de 10 millones de abonados de diversos servicios de TV pagos. La billetera para el video a demanda elude las crisis

Por Andrea Catalano
La televisión paga continuará creciendo más allá de los cambios en los comportamientos de consumo

Aunque la inflación sigue siendo determinante para el consumo. Aunque el consumo, incluido el de alimentos, continúa en baja, el bolsillo de los argentinos siempre dejará un lugar para el entretenimiento. Especialmente si viene en formato de video. Hacia 2021 se prevé que las suscripciones de TV paga continúen creciendo y lleguen a los 9,9 millones de abonados, contra 8,8 millones registrados en 2016. Y a eso habrá que sumar otro 1,8 millón de clientes de servicios de video sobre demanda, como Netflix, Claro Video, y Qubit. Hoy, esa cantidad asciende a unos 950.000 cuentas registradas.

Así lo determinó un estudio de Dataxis en el que se advirtió que "hay todavía margen para que la penetración de la televisión paga continúe avanzando. Si bien es cuasi vegetativo, hay también más hogares, crecimiento de la población" que llevarán a que esta postal se concrete en menos de cinco años, explicó Ariel Barlaro, director de la consultora.

Este incremento se dará también en un marco donde hay cambios de comportamiento de consumo que hoy obligan a replantear a los mismos operadores de TV paga sus negocios en virtud de las diversas opciones existentes.

A los prestadores tradicionales de TV por suscripción y los proveedores de video on demand, se suman también los sistemas conocidos como TV everywhere y que aluden a las tradicionales señales de video, com HBO GO, Fox Play, ESPN Play, Space GO y otros, que también se "independizan" de los operadores de televisión paga para distribuir sus contenidos vía internet aunque, todavía, atados a ellos. Por eso, la "independencia" es, aún, relativa.

Para Barlaro, hay todavía margen para crecer en el sector pese a los cambios en la manera de consumir contenidos porque

-La Argentina aún no llegó a los niveles de penetración de la TV paga de los Estados Unidos cuando su ese nivel comenzó a bajar en ese país.

-En Estados Unidos la gente se bajó del cable pero optó por la IPTV, es decir, que hizo un cambio tecnológico, no dejó a la TV paga.

-Argentina tiene margen para crecer porque la penetración alcanza al 76% considerando a las conexiones de TV ilegales.

De todos modos, el experto consideró que el avance "será lento porque está muy atado al crecimiento económico del país". Y si se tiene en cuenta que, para este 2017, las perspectivas intermedias ubican un crecimiento en torno al 1,5% o 2%, y hacia adelante, niveles que en promedio se ubicarán alrededor del 3%, se entiende esa estimación.

La propuesta de los OTT será, sin embargo, la que experimentará el alza más importante. Pero Barlaro advirtió que no lo hará como sustituto de la TV paga, ni tampoco entre los distintos OTT existentes sino que serán complementarios.

Habrá quienes se suscriban a Netflix y adhieran a un paquete ofrecido por una señal, donde tal vez uno venga a través del servicio de TV paga y, otro, lo haga por internet. Sin olvidar que, por estos tiempos, también vienen desarrollándose productos de nicho, que llegarán a públicos bien específicos.

Así como hay proveedores de video on demand que se concentran en el deporte, o en el cine, hay otros enfocados en la cocina. Y en este mundo, surgirán, cavda vez más, los agregadores que irán brindando esas alternativas a la carta. Como las ofertas de las cuponeras que es posible encontrar en un mismo espacio organizadas por categoría.

Y por estas razones, "el bolsillo destinado a consumo de contenido va a seguir creciendo", puntualizó el director de Dataxis.

"Hay una parte de la billetera que se abrió para ese tipo de consumo. Es posible que se lo reste a otro tipo de entretenimiento, como el cine u otra clase de salida. El nivel de ARPU (facturación por cliente) es altísimo en la Argentina, debido a que el dólar está bajo", subrayó.

Al comparar, ese concepto se acerca bastante al de los países centrales. Mientras en la Argentina el ARPU de TV paga se ubica en torno a los u$s25, en Francia equivale a 30 euros, y aunque en Estados Unidos la cifra trepa hasta los u$s70, la diferencia con estas latitudes no pareciera ser tan significativa.

La influencia del marco regulatorio
El crecimiento del sector, sin embargo, no será explosivo. A menos que se introdujeran algunas modificaciones a nivel de marco regulatorio que lo facilitaran. "Lo único que podría mover al mercado de manera exponencial es la competencia por satélite. Por cable no ocurrirá. Y lo que también falta es inversión en redes de acceso, porque nadie ofrece nada por encima de los 30 MB", amplió.

Inevitablemente, una mejora en el mercado de TV paga con todas sus alternativas depende de la regulación. Sin embargo, los cambios introducidos en el último año y medio en la materia han sido determinantes y, por ahora, no parece que fuera a haber alguna modificación trascendental, básicamente en el tema de TV a través del satélite.

La única compañía habilitada a dar el servicio de TV paga por esa tecnología es DirecTV. Es uno de los aspectos que, durante todo 2016 -y parte de 2017-, reclamó Telefónica para ingresar en el sector. Y que no encontró eco en el Ministerio de Comunicaciones, a cargo de introducir las modifciaciones en la regulación a través del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), el ejecutor de esas políticas y de los mecanismos de contralor.

Las redes de banda ancha son otro aspecto, no menor. Recién en este 2017 las grandes compañías, como Telefónica y Telecom, tomaron la decisión de invertir en fibra óptica para responder a la creciente demanda de video. Hasta ahora, prefirieron continuar explotando sus redes de cobre sin considerar que, más tarde o más temprano, en estas pampas también se produciría el fenómeno global de consumo de video. Claro también está desarrollando redes de fibra pero a otro ritmo.

"Comparado con otros países, la Argentina también está atrasada en el desarrollo de servicios. Y México es el ejemplo de lo contrario. Allá hay mucha acción en el terreno de los OTT, mientras acá eso se ve limitado por la banda ancha", lamentó.

Una cosa lleva a la otra. Y siempre deben coexistir, para ser obvia. Como el huevo y la gallina. Jamás sabremos qué fue primero pero, indefectiblemente, ambos son necesarios. En el terreno de las telecomunicaciones y los servicios de video, son tan necesarias las redes robustas (preferentemente de fibra óptica) como la atracción de las prestaciones que se brinden a través de ellas. Contenidos, servicios que justifiquen ese gasto -hoy precioso- en ellos.

"Ahora, la TV paga está cruzada por otras variables, como los OTT (Over the Top, como Netflix, Claro video y otros), pero en la actualidad el concepto de TV paga ya incluye a esos otros prestadores por más que se trate de otra tecnología, o porque el acceso a las señales se produce, ahora, a través de otros dispositivos", agregó Barlaro.

Para el director de la consultora, "los Over The Top son un tipo de tecnología, como cualquier otra. Luego, tenemos los modelos de servicios donde, por ejemplo, los operadores entregan vía OTT una propuesta de video on demand", añadió.

Todo es video. El consumo se mueve a partir de ese formato. Y se lo toma a partir de múltiples dispositivos, de diversas alternativas. Algunas se ajustan más a los comportamientos de consumo de las sociedades, otros a la geografía, y algunos más a lo que pueden pagar.

Será este formato de contenido el que liderará el tráfico de internet (IP) a nivel global. Y la Argentina no escapará a esa tendencia. Para 2021  se espera que el 80% del tráfico de internet sea video, contra un 67% que alcanzó en 2017, según el estudio Cisco Visual Networking Index que todos los años realiza la compañía. 

Para ese entonces, se estima que habrá 1.900 millones de usuarios de video en internet, sin incluir al que se produce sólo a través del móvil, contra 1.400 millones totalizados el año pasado. 

En cifras de negocios esto se traduce en 3.000 millones de video mensuales para ese entonces, equivalente al consumo de cinco millones de años de video cada mes o cerca de un millón de minutos de video por segundo, de acuerdo a los datos surgidos del mismo informe. 

Para eso se preparan las empresas. Y para ese fenómeno deberán estar preparadas las redes. Porque ya no se tratará sólo del contenido que se moverá por ellas sino también de que tendrán que responder a la demanda a través de un incremento exponencial en la cantidad de dispositivos desde los que se producirá ese consumo.

Las opciones, lo que se viene, y lo que está en juego y en discusión en el mercado continuará en discusión este miércoles y jueves en el NexTV Series South America 2017 en el Alvear Hotel, y del que serán parte las grandes compañías de la industria. Telefónica, Viacom, Artear, Turner, DirecTV, Discovery y Supercanal, entre otros, serán los que amenizarán los encuentros.

Notas más leídas
Comentar esta nota

Recomendar | Registrarse | RSS | Publicidad

Copyright © 2015 Emprendimientos Corporativos S.A.
Buenos Aires, Argentina. Todos los derechos reservados.