Tecnología
21.10.2010 05:53

Los "e-books" llegan a la Argentina y abren nuevos negocios

En la Argentina los lectores de libros y textos electrónicos, conocidos por su nombre en inglés de "e-books" o "e-readers", comienzan a dar sus primeros pasos en forma muy lenta, si se compara con los Estados Unidos, el principal mercado mundial de estos dispositivos.

Al elevado costo que tienen estos equipos, que superan los $1.000, se suma la incipiente competencia por parte de las computadoras con formato de tableta, como la iPad.

Sin embargo, el plan oficial Conectar Igualdad, por el cual entre este año y 2012 se entregarán casi 3 millones de computadoras portátiles (netbooks) a estudiantes de las escuelas secundarias públicas, podría colaborar en el crecimiento de los libros electrónicos.

Además de los "e-readers", entre los cuales se encuentran el famoso Kindle de Amazon, el Reader de Sony, el Nok de la editorial estadounidense Barnes and Noble y el español Papyre, la otra pata fundamental de este negocio es la industria editorial.

En el caso de la Argentina de los alrededor de 100 millones de textos que se editan por año, sólo un 7% está digitalizado, según datos de una encuesta realizada en la última edición de la Feria del Libro de Buenos Aires.

Como ocurrió en España, según explicó en una conferencia de prensa en Buenos Aires Javier Larraz, socio de Grammata, la firma de ese país fabricante del Papyre, hay editoriales que no avanzan en el mundo digital, aunque existen otros jugadores que creen que el formato electrónico habilitará un nuevo canal de negocios.

Perspectivas
En el segundo trimestre de este año, Amazon .com informó que vendió más libros en formato electrónico que en papel. Fue consecuencia de una baja dispuesta en el valor de Kindle un 30%, de u$s259 a 189 dólares.

Las últimas perspectivas sobre la evolución de este negocio son recientes: En la última Feria de Francfort en septiembre, la mayor muestra editorial del mundo, una encuesta a 1.000 profesionales del sector de 30 países concluyó que dentro de una década, en 2018, los libros electrónicos superarán en volumen de negocio a los impresos.

"Durante 15 siglos, el libro tradicional ha demostrado ser insuperable. Pero los libros digitales están reclamando su espacio y todo indica que llegará un momento en que lo digital superará al papel. Pero se necesitan todavía unos cuantos años, lo que nos da -a los editores, autores y escritores- un tiempo precioso antes de que la Red nos alcance", dijo el escritor brasileño Paulo Coelho.

Las cuatro principales conclusiones de la macroencuesta encargada por la feria revelan que los editores comparten el optimismo de Coelho, esto es, que la industria puede sobrevivir a la avalancha digital, aunque el cambio de escenario será brutal.

Los emergentes centrales son que la influencia de China en la edición digital se multiplicará por tres en los próximos años (actualmente, EE.UU. domina el mercado); que los consumidores, Google y Amazon impulsarán el cambio digital, y que los e-libros superarán a los libros tradicionales en 2018 (según la opinión de un 40% de los encuestados, frente a un 30% que considera que esto nunca ocurrirá).

Además, la venta de libros por Internet fue escogida como el acontecimiento más importante en el mundo de la edición en los últimos 60 años, los mismos que cumple ahora la feria.

Sin embargo, la misma encuesta demuestra que todavía queda un largo camino antes de llegar a eso: el 60% de los editores no utiliza todavía libros digitales ni los nuevos soportes, y casi nadie (un 7%) cree que los e-libros serán su principal fuente de ingresos dentro de cinco años.

Según otra encuesta realizada en la Feria del Libro de Buenos Aires, un 38% de los consultados manifestó que el libro digital abre la posibilidad de alcanzar otros públicos mientras que un 30% afirmó que permitirá expandir la oferta editorial.

Larraz reconoció ante una consulta de iProfesional.com este enfoque al confirmar que en Grammata trabajan para lanzar en 2011 un nuevo "e-reader" para el sector educativo, con una pantalla de 12 pulgadas, conexión inalámbrica de corta distancia a Internet (Wi-Fi) y la posibilidad de tomar notas.

Es que con la introducción de las netbooks en las escuelas, las editoriales de textos escolares tienen un nuevo espacio, con manuales de texto y libros clásicos.

Varios negocios
Por ahora, los "e-books" son un producto que compran los lectores intensivos, que cargan muchos libros en sus maletines, bolsos o equipajes de mano, y para los amantes de los últimos dispositivos tecnológicos.

Aunque no están alcanzados por la reforma fiscal que beneficia la fabricación de productos electrónicos en Tierra del Fuego, son equipos importados que pagan altos gravámenes por ser considerados productos suntuarios.

Además del negocio de la venta de terminales, está el de la reconversión de los textos que están en papel al formato digital. En el caso de los manuales o libros con imágenes, es un proceso que demanda más tiempo, recursos y espacio. En cambio, los libros de solo texto son los más fáciles y veloces de digitalizar.

Larraz admitió que el mercado en español de los "e-books" tiene un desarrollo "muy lento", que "recién está arrancando, comparado con el anglosajón".

Sin embargo, además del mencionado segmento educativo, surgen otros, como los manuales internos de compañías. Por ejemplo, la aerolínea uruguaya Pluna pidió cotización para sus libros de capacitación a la española Grammata.

Jugador español
Grammata, una compañía española especializada en la producción, comercialización y contenidos de lectura digital, desembarcó en la Argentina para presentar Papyre, un dispositivo de lectura que tiene la mitad del mercado español.

Con una inversión de u$s250.000 para los primeros tres meses, esta compañía europea apunta a vender sus terminales en la época de las fiestas de fin de año. Larraza estimó que a fines de espero tendrán unas 10 mil unidades en el mercado local.

Los modelos que llegan al país son el Papyre 5.1, el 6.1, el 6.S Alex y el 6.2 Touch. Todos ellos se encontrarán a la venta a partir del mes de noviembre y los precios van desde los $1.099 a los $2.199, en Garbarino, Frávega y Carrefour, para luego pasar a la venta a través de librerías y editoriales.

Por el lanzamiento, los Papyre llegarán con 100 libros clásicos de lengua española y argentinos libres de copyright cargados y el derecho a descargar otros 500 de la web de Grammata.

La filial argentina de esta empresa brindará contenidos, garantía de un año para los dispositivos y un servicio técnico local. Los servicios para editoriales, como la digitalización de obras o la comercialización de sus títulos una vez digitalizados, también forman parte del conjunto de actividades de esta empresa.

El Papyre es un dispositivo o libro electrónico que permite, en cualquier momento y lugar, la reproducción de contenidos digitales como libros, publicaciones periódicas y documentos de muy diversos tipos.

La calidad de lectura es igual a la de un papel, gracias a la utilización de tecnología de tinta electrónica e-ink y Vizplex, que se caracterizan por la ausencia de brillos y de retroiluminación garantizando una nitidez sin cansar la vista del lector. Además, permite realizar niveles de zoom, posibilitando la lectura a personas con problemas de visión. La pantalla es de 5 o 6 pulgadas.

Su batería de litio y la tecnología e-ink permiten leer durante semanas sin tener que recargarla, ya que tiene una durabilidad de hasta 10.000 pasos de página. Únicamente se consume batería al realizarse el cambio de hoja.

En estos equipos, que apenas pesan entre 160 y 220 gramos, se puede acceder a los títulos más importantes de la Literatura Castellana y Universal, libres de derecho de autor. Puede almacenar en sus 16GB decenas de miles de libros.

Por las características de sus pantallas, los documentos pueden verse como si se tratara de un papel, no influyendo en el ángulo de visión. La pantalla de tinta electrónica no emite luz, por lo que no cansa a la vista ni consume batería. El producto incluye auriculares para audio, conexión USB, funda de piel y lector de tarjeta SD.

Según Juan González de la Cámara, director y fundador de Grammata, "en España, nuestra empresa ha comercializado más de 75.000 eReaders en los últimos dos años, con un grado de satisfacción alto entre los lectores que comienzan a descubrir las posibilidades de la tinta electrónica".

El éxito en España junto con el interés que se detecta en la Argentina por esta tecnología, llevó a la constitución de Grammata en este país, una asociación con empresarios tecnológicos locales.

La respuesta de Sony
En septiembre la tecnológica japonesa Sony redujo el tamaño de sus lectores de libros electrónicos en una renovación de estos productos en la que también introdujo el control táctil para toda la gama.

Las tres nuevas versiones de su línea Reader también cuentan con una pantalla mejorada con mayor claridad, según el fabricante.

Sony fue el primero en llegar al mercado con su Reader en 2006, pero tuvo dificultades para ir a la par de su rival Amazon.com, cuyo lector Kindle es el más vendido de su tipo, según los analistas.

Steve Haber, presidente de la unidad de lectura digital de Sony, dijo que la pantalla plana era una de las principales demandas de los consumidores, que están dispuestos a pagar más por esta funcionalidad.

"Bajar los precios para ser más y más barato, esa no es nuestra dirección", dijo Haber. "Nuestro plan no es competir en la parte baja", añadió.
Haber indicó que la firma esperaba haber vendido más aparatos de su versión de bolsillo de bajo costo durante la anterior temporada de vacaciones, pero las ventas de su versión táctil más cara superaron a las del dispositivo más barato globalmente.

Sony recortó los precios de sus Readers de última generación en julio. Los precios de las nuevas versiones son inferiores a los de sus predecesores en el momento de ser lanzados.

La nueva versión de bolsillo del Reader está a la venta por unos u$s179. La versión de pantalla de seis pulgadas, que permite más memoria, cuesta u$s229. Los usuarios de estos dos aparatos deben conectarse a una computadora para descargar contenidos.

Sony ofrece también una Daily Edition a u$s299,99, que, como el Kindle, permite conexión inalámbrica con WiFi. Tiene también 3G y una pantalla más grande. El Daily Edition sale en noviembre.


César Dergarabedian
© iProfesional.com

Notas más leídas
Comentar esta nota

Recomendar | Registrarse | RSS | Publicidad

Copyright © 2015 Emprendimientos Corporativos S.A.
Buenos Aires, Argentina. Todos los derechos reservados.